Imagina que, gracias a la actividad física, tus empleados se volvieran mas entusiastas, eficaces y productivos. Imagina que el absentismo laboral disminuyera y que todos se sintieran capaces de desarrollar su trabajo con eficacia, que se sintieran mas fuertes, vitales, relajados y preparados para funcionar mentalmente al cien por cien. Imagina que tu también pudieras sentirte así…
Beneficios para los empleados
– Mejora la autoestima, la autoconfianza y el funcionamiento mental.
– Ayuda a mejorar los estados psicológicos y previene la ansiedad y la depresión.
– Ayuda a combatir el estrés y las tensiones.
– Eleva el nivel energético y vital.
– Fortalece el estado físico general.
– Aumenta la longevidad y la calidad de vida.
– Reduce el riesgo de padecer hipertensión, diabetes, obesidad, osteoporosis, descalcificación, insomnio, cáncer de colon, etc. – Empleados mas entusiastas y saludables.
– Fortalecimiento del estado físico general.
– Mejora del estado de ánimo.
– Prevención de procesos depresivos.
– Incremento de la eficacia y la productividad.
– Reducción de la incapacidad laboral.
– Menor rotación laboral.
– Mayor responsabilidad social.
– Mejora de la imagen corporativa.
Beneficios para las empresas
– Empleados mas entusiastas y saludables.
– Fortalecimiento del estado físico general.
– Mejora del estado de ánimo.
– Prevención de procesos depresivos.
– Incremento de la eficacia y la productividad.
– Reducción de la incapacidad laboral.
– Menor rotación laboral.
– Mayor responsabilidad social.
– Mejora de la imagen corporativa.
Todo esto es posible, porque hacer ejercicio de manera programada, con control, frecuencia y con la intensidad adecuada, produce gran cantidad de beneficios para el organismo. Cada persona es distinta y, por ello, el ejercicio actuará de manera distinta en cada uno de nosotros, pero siempre aportando salud, energía y buen humor.
Esto se debe a que, con el ejercicio programado, aumenta la actividad de hormonas como la adrenalina, serotonina, oxitocina, etc. Unas incrementan positivamente el estado de ánimo, otras producen sensación de bienestar y otras, incluso, aumentan el deseo sexual. Tentador, ¿verdad?.
Antes de empezar a hacer ejercicio sería interesante saber el estado de forma en el que te encuentras. Para eso están las valoraciones físicas, es decir, pruebas físicas que miden aspectos como la flexibilidad, fuerza resistencia, fuerza máxima, capacidad cardiaca o la cantidad de grasa y músculo que hay en tu cuerpo. Partiendo de estos datos ya puedes entrenar con conocimiento y programar tu trabajo en el gimnasio…, o pedir a un Entrenador Personal que lo programe por ti, y que te ayude a conseguir tus objetivos.
Solo necesitas tener ganas de sentirte mejor, ropa cómoda y un gimnasio. ¡TE ESPERAMOS¡
Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?