Módulo 1
Módulo 2
Módulo 3
Módulo 4
Módulo 5
Módulo 6
Módulo 7
Módulo 8

El calentamiento y la vuelta a la calma en las clases de Pilates

Como podemos ver en las páginas 22 y 23 del libro, existen tres tipos de calentamiento y nosotros, como profesionales del Método Pilates, podemos elegir cual se ajusta más al objetivo de nuestra sesión dependiendo de su es una clase de grupo o un entrenamiento personal.

El calentamiento predispone al alumno para la parte principal de la clase, lo motiva, aumenta la capacidad de concentración, prepara los músculos, las articulaciones y la mente para lo que está por llegar, podríamos decir que introduce al alumno en nuestro espacio y en nuestra acción.

El Calentamiento introduce al alumno en nuestro espacio y en nuestra acción

La vuelta a la calma es la firma de nuestra clase o sesión de entrenamiento, es el postre y éste tiene que estar “rico” y ser “dulce” para que el sabor de boca que se lleven a casa sea bueno y quieran repetir. Es habitual que, durante una clase escuches muchas quejas sobre la intensidad o dificultad de los ejercicios y tengas la sensación de que has de revisar el diseño para no poner más clases como esa y, después de la vuelta a la calma, esas mismas personas salen con una gran sonrisa diciendo “que buena clase la de hoy y que a gusto me voy”.

La Vuelta a la calma es la guinda del pastel, un pastel que ha de dejar buen sabor de boca

Mi consejo es que te pongas en la piel del alumno, que hagas tus propias clases, que las practiques y que profundices dentro de ti para escuchar los mensajes del cuerpo y de la mente, para darte cuenta de qué es lo que te están pidiendo y, después de todo esto te hagas las siguientes preguntas:

  1. ¿La manera de empezar fue la mejor? ¿podría haber empezado de otra manera?
  2. ¿La manera de terminar fue la mejor? ¿realmente necesitaba terminar así para sentir el cuerpo y la mente “aireados” y relajados o convendría cambiar algo de mi diseño?

Nota: muchas veces, en el Estudio, contamos un cuento para finalizar la clase. Antes llevamos al alumno a la relajación corporal con técnicas de visualización y propiocepción y después les contamos una historia animándoles a visualizarla, a olerla, a sentirla, para que se olviden de sus preocupaciones y entren en un mundo ajeno y despreocupado por unos minutos.

Abrir chat
1
¡Hola! ¿En qué puedo ayudarte?